ORANGE POWER: EL PROTAGONISMO DE LOS VINOS NARANJOS

Remontarse al pasado y modernizar prácticas ancestrales

Viajamos a los orígenes de estos vinos, en Armenia y Georgia, hace más de 6 mil años. El vino naranjo moderno es una mirada al pasado en el uso y la forma de vinificación de uvas blancas. En el pasado no existía la tecnología para separar la piel del jugo, por lo que todos se hacían igual, con uva tinta o blanca. La producción de los naranjos está estrechamente ligada a la cultura de los vinos naturales, a las prácticas manuales y primitivas que los definen.

Hablamos de una manera de vinificación basada en la preservación natural para hacerle frente a la oxidación. Este proceso implica el uso de variedades blancas, que pueden o no ser aromáticas, que se elaboran siguiendo la metodología de maceración como si se tratara de un tinto.

 Los vinos de esta categoría son vinificados en contacto con las pieles y las semillas, pudiendo o no estar previamente despalillados. Por eso, una de sus principales características es su color ámbar casi anaranjado.

Son propuestas que apuntan a un nicho definido del mercado. Generalmente son bastante diferentes unos de otros.

Resultan verdaderamente curiosos. Son más rústicos, con aromas más marcados porque intervienen varios elementos en su elaboración: no sólo la pulpa o el jugo, sino  también la piel e incluso la semilla. Tienen mayor tenacidad y carácter en boca.

Son vinos ideales para maridar con platos suculentos como un carré de cerdo con batatas al horno, o un buen risotto al curry con frutos de mar.

Encontra mas post

VISITA NUESTRA TIENDA ONLINE

AYUDAME COMPARTIENDO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp