La vid y la importancia del riego

La vid es una planta que necesita cuidados específicos para poder rendir en calidad y cantidad. El agua, la luz del sol y el oxígeno son algunos de los factores necesarios para su crecimiento. En Mendoza, donde se encuentra la mayor concentración de viñedos del país, existe una gran escasez de agua debido a que se trata de una zona desértica. Para mitigar estos rasgos climáticos, se aprovecha con gran valor el agua proveniente de los deshielos de la cordillera de los Andes.

Existen distintos tipos de riego:

Riego tradicional o por manto: se trata de un sistema de riego en donde se inunda toda la superficie del viñedo. Es considerado un método polémico por el desperdicio descontrolado de agua que implica.

Riego por goteo: es un sistema de uso trascendental en zonas donde el agua y las lluvias escasean. Este mecanismo permite conducir el agua mediante una red de tuberías y aplicarla a los cultivos a través de emisores que entregan pequeños volúmenes de agua en forma periódica. 

Riego por aspersión: se trata de un riego que necesita de una gran inversión inicial. Es un riego presurizado donde el agua se aplica en forma de lluvia.

Riego por surcos: Se realizan surcos entre medio del viñedo. La eficiencia que se logra con este sistema depende de un buen diseño de riego que permita el óptimo control y aprovechamiento del agua.

 

Como vemos, los sistemas de riego disponibles son variados. La efectividad de su uso radicará  en la forma en que se conjuguen rendimiento y cuidado del agua.

Encontra mas post

VISITA NUESTRA TIENDA ONLINE

AYUDAME COMPARTIENDO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp