04 de diciembre día del Cabernet Franc

El 4 de diciembre de cada año se celebra el Día Internacional del Cabernet Franc en todo el mundo. Una cepa que encontró su lugar en la Argentina, entregando cada vez mejores ejemplares, y alimentando una demanda que no para de crecer.

Historia

El origen del Cabernet Franc se sitúa en la región de Loire, en el centro de Francia. Se cree que este cepaje se extendió hacia la zona de Libourne, al suroeste del país, en algún momento del siglo XVII, cuando el cardenal Richelieu transportó esquejes de la vid desde el valle del río Loira.

Actualmente, los Cabernet Franc franceses gozan de fama y prestigio mundial; sin embargo, el cultivo y vinificación de esta variedad se expandió por el mundo desde Italia, España, Hungría, Eslovenia y Bulgaria hasta China y Kazajistán. En el Nuevo Mundo, se encuentra de forma escasa en Australia, Sudáfrica, Chile y Nueva Zelanda.

En Argentina, si bien en el pasado el Cabernet Franc solía ser una cepa que se usaba para agregarle a un blend una nueva capa de aromas y sabores -e incluso un toque de su frescura natural-, en los últimos años pasó a ser elaborado como varietal por bodegas y productores de los distintos terruños argentinos.

Características

Tanto en el Viejo Mundo como en la Argentina, el Cabernet Franc es una suerte de conjunción entre los taninos firmes y las pirazinas del Cabernet Sauvignon, y la fruta delicada y las especias del Merlot. Lo que sí ostenta como diferencia es que, sin tener menos potencia tánica ni estructura, presenta una frescura natural en boca, básicamente dada por las notas silvestres, como mentoladas y a eucalipto. Ahí es donde reside su principal encanto junto a su delicada austeridad, ese atributo que raramente lo hace voluptuoso.

Sus vinos son delicados y rústicos a la vez. Se distinguen por sus notas a fruta fresca, principalmente ciruelas y cerezas, y un poco de sotobosque que le otorga su toque característico. Sus ejemplares son amables, equilibrados y sumamente interesantes.

Maridaje Perfecto

El cuerpo ligero, la acidez equilibrada y los taninos presentes en los vinos Cabernet Franc lo convierten en un gran acompañante de platos con sabores fuertes, como puede ser carne de cordero, pastas con salsas rojas y quesos fuertes como roquefort o brie.

Ahora sí, a celebrar con un copa de Cabernet Franc.

¡Salud!

Encontra mas post

VISITA NUESTRA TIENDA ONLINE

AYUDAME COMPARTIENDO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp